El Museo Arqueológico Nacional de España ha publicado los resultados del escaneo de una antigua momia egipcia enviada para ser examinada en el 2016.

Los expertos que han estudiado la momia que data de hace más de 2.000 años,  sugieren que se trata del sacerdote Nespamedu, el oculista personal del faraón Ptolomeo II entre los años 300 a.C. y 200 a.C.

La momia de Franz Xaver Sydler von RoseneggCC BY-SA 3.0 / Schwingi / Der luftg’selchte Pfarrer in der Pfarrkirche von St. Thomas am BlasensteinDesvelan el misterio de una enigmática momia del siglo XVIII que no se descompone (fotos)La momia fue extraída del museo por un periodo de 15 horas para que los visitantes no notaran la pérdida de la colección. Fue analizada con los mismos dispositivos que los médicos usan para diagnosticar a las personas vivas.

Los escáneres revelaron las imágenes de varias deidades ocultas dentro de sus vendas, la más notable de las cuales fue la representación de Thoth, el dios de los oftalmólogos, que llevó a los investigadores a creer que Nespamedu podría haber sido un oculista también.

'No hay nada casual en la iconografía y es evidente que quería registrar sus creencias y las responsabilidades que lo habían elevado a los más altos niveles de la sociedad', afirma un informe publicado en el último boletín del Museo Arqueológico Nacional.

El hecho de que fuera el médico del faraón hace pensar que parte de su vida transcurrió en Alejandría, donde Ptolomeo tenía su corte, explican los investigadores.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original