Las playas de Río de Janeiro son uno de los destinos preferidos de millones de turistas alrededor del mundo, especialmente de nuestro país. Sin embargo, para Miss Bolivia y su marido, lejos estuvo de transformarse en una experiencia placentera, ya que la artista y su pareja sufrieron un robo en plena arena carioca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Me refugio en el amor que es mi hogar en cualquier parte ❤️�� . . #tbt #alagiladanicabida �� @_juligaleano ��@lacavajufre

Una publicación compartida por MISS BOLIVIA (@missboliviamusica) el

'Ayer nos robaron en la playa de Ipanema en medio del día y delante de todos: aprovechan que uno de la pareja esté en el agua y entre dos le roban a la otra persona. Paz (María Paz Ferreyra, tal el verdadero nombre de la cantante) terminó lastimada al caer sobre el asfalto tratando de agarrarlos mientras yo salía del agua. Nadie hizo nada..', arrancó el descargo de Emmanuel Taub vía Twitter.

'Nadie movió un pelo para agarrarlos, mientras los veían accionar y llevarse mi mochila de la sombrilla mientras otro le hablaba a Paz. Odio decir esto pero en Ipanema, Copacabana y, especialmente, Río de Janeiro, se respira miedo e inseguridad; a la policía, como a toda policía…', agregó indignado.

'Le chu… un hue… lo que te pase, aunque le mostré y expliqué que mi compañera estaba toda lastimada; al resto de los que estaba ahí y sabían lo que iba a pasar también les chupa un huevo: nos dijeron que si hacen algo al otro día vienen y les queman todo. Sólo se solidarizaron', continuó.

'Con nosotros un grupo de cordobesas que cuidaron, contuvieron y curaron a Paz mientras yo corría por el barrio tratando de recuperar documentos y viendo si alguien podía ayudarnos. Una mierda todo: el mundo, la humanidad y Río de Janeiro. lo que importa es el amor y la amistad', concluyó.

En definitiva, un crudo descargo de quien está casado con la artista desde hace 11 años, y quien, a juzgar por su relato, difícilmente vuelva a pisar la ciudad, más allá de sus múltiples y seductores encantos.

Fuente: MDZ Online >> lea el artículo original