César Rolando Carrizo (32 años) estuvo de visita anteayer en la casa de su hermana de Lavalle, departamento Guasayán, Santiago del Estero, y decidió emprender el regreso a su domicilio, luego de compartir la cena y algunas copas.

Era la hora 0 de ayer, cuando ascendió su motocicleta y emprendió el viaje hacia su domicilio de Las Peñas, donde lo esperaban su esposa y dos hijos pequeños. Sin embargo, nunca llegó.

A las 9 hs. de la mañana de ayer, una mujer de Tres Cerros encontró el cuerpo del hombre tirado a un costado del camino vecinal polvoriento.

Carrizo se encontraba sin vida, a 500 metros de la Escuela de esa Localidad del departamento Guasayán. A su costado estaba su moto —con la que habí­a viajado 15 kilómetros y le faltaban otros 5 para llegar a su hogar— y un pistolón de su propiedad.

La tragedia generó la inmediata reacción del fiscal de la Circunscripción Choya y Guasayán, Dr. Juan Frí­as. El funcionario viajó hasta el lugar con el médico de Policí­a y peritos de Criminalí­stica de la Departamental Nº 7. El cuerpo fue examinado y se determinó que presentaba una herida de bala, debajo de la claví­cula izquierda.

El cuerpo fue trasladado hasta la morgue del Hospital Zonal de la Ciudad de Frí­as, donde el forense determinó que los proyectiles fueron la causa de muerte, luego de que le afectaran órganos vitales.

En consecuencia, de acuerdo con el informe médico sobre la trayectoria de los proyectiles del pistolón y de las pericias en el escenario del hecho, se determinó que se trató de un desgraciado accidente. Carrizo, a causa de las malas condiciones del camino, derrapó y al caer de la moto, se accionó el arma de fuego cargada y le provocó la muerte.

Fuente: Catamarca Actual >> lea el artículo original