La última sesión del año del Concejo Deliberante de Salta terminó en escándalo, con denuncias cruzadas y empleados lastimados.

Los incidentes se registraron cuando un grupo de vecinos intentó ingresar al edificio de avenida del Libano, y adentro del recinto se discutía el Presupuesto de la ciudad de Salta para el próximo año. Producto de los forcejeos, empleados de seguridad resultaron con moretones y cortes, producto de la rotura de vidrios.

Lo ocurrido trajo consecuencias en la sesión y después de un cuarto intermedio, un grupo de concejales oficialistas no dudaron en acusar a Lihue Figueroa (Partido de la Victoria) y Cristina Foffani (Partido Obrero) de instar a que algunos manifestantes provoquen disturbios.

Fuente: La Gaceta Salta >> lea el artículo original