A las intervenciones diarias, se sumaron los accesos por Hipólito Yrigoyen, Juan Chelemín y Avenida Presidente Castillo, limpieza general en lugares religiosos como el Calvario y Gruta de la Virgen del Valle y sus alrededores.

Además, se trata de mantener los canales, desagües y arroyos, que constantemente son blanco para el cúmulo de basura. El desmalezado es otra tarea que se atiende también de manera urgente por las recientes precipitaciones. “Estos trabajos requieren tiempo, paciencia y dedicación, teniendo en cuenta que algunos espacios son demasiados extensos y debe utilizarse maquinarias especiales para realizar mencionado trabajo”, aseguraron las autoridades municipales.

También se disponen de refuerzos constantes para trabajar arduamente en la mantención de la limpieza que más allá de dar una buena imagen de la ciudad. “Es importante crear consciencia de que el trabajo debe ser mutuo y diario, por lo que se requiere la suma colaboración de los vecinos”, explicaron desde el área de Higiene Urbana.

Fuente: La Unión Digital >> lea el artículo original